Trastornos de aprendizaje

Afecta a una parte importante de la población infantil (aproximadamente entre el 10 y el 15%). Engloba a todas aquellas dificultades que tienen los niños para adquirir las habilidades académicas básicas de lectura, escritura y aritmética, sin que haya una explicación satisfactoria de los mismos.

Es necesario abordar esta problemática ya que los obstáculos a los que se tiene que enfrentar en la vida el niño con dificultades de aprendizaje, no sólo son escolares sino también sociales, psicoemocionales, y en el futuro, profesionales. De hecho, para desenvolverse en la sociedad actual con soltura es necesario manejar la lectura y la escritura.

TDAH: Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad

Se caracteriza por un conjunto de comportamientos que indican déficit en los procesos atencionales (errores por descuido en tareas necesarias en la vida cotidiana, problemas en organizar actividades, dificultad en la concentración…) así como conductas de movimiento excesivo e impulsividad.

La hiperactividad tiene un inicio temprano, generalmente observable en la etapa infantil. El rendimiento escolar de los niños con TDAH es variable, ya que depende de las condiciones ambientales, de los estímulos y de los momentos en que afrontan sus tareas.

Dislexia

Es un trastorno específico de la lectura. Se caracteriza por un deterioro de la capacidad para reconocer palabras, lectura lenta e insegura y escasa comprensión. Con frecuencia, le acompañan otras alteraciones en la expresión escrita, el cálculo, la motricidad o la orientación espacial y temporal.

Tiene un origen neurobiológico, por lo que las dificultades no se deben a retrasos madurativos, a un bajo cociente intelectual, o a déficits sensoriales o emocionales severos. Tampoco es resultado de una falta de motivación o de un entorno educativo y ambiental desfavorable.

Dislalia

Es la dificultad para pronunciar correctamente ciertos fonemas o grupos de fonemas. Puede ser:

  • Evolutiva: el niño no es capaz de repetir las palabras que escucha, cometiendo errores fonéticos;
  • Funcional: el niño usa de forma incorrecta los órganos periféricos del habla, sin que se deba a una lesión.Lo más frecuente es la sustitución, omisión o deformación de r, k, l, s, z, o ch.
  • Audiógena: el niño que no oye bien no articula correctamente, confundiendo fonemas similares.

Disgrafia

Es un trastorno específico de la escritura afecta a la forma o al contenido. Los niños con disgrafia no presentan problemas intelectuales, neurológicos, sensoriales, motores, afectivos o sociales. Algunos de los síntomas que presentan son:

  • Globales: postura inadecuada, mala prensión del lapicero y velocidad de escritura excesivamente rápida o lenta.
  • Específicos: tamaño grande de las letras, inclinadas, deformes, excesivo espaciado entre letras o muy apiñadas, letras irreconocibles.

Discalculia

Es un trastorno específico del aprendizaje de la aritmética, sobre todo, de las operaciones (sumar, restar, multiplicar y dividir). No se debe a retraso mental o a una escolaridad inadecuada.